¿Donde esta el sujeto?







Acabo de descubrir que él está en último archivo perdido de mi memoria, si fuera una biblioteca estaría llena de polvo, tal vez de cosas innecesarias y olvidadas.

Comenzó el día lunes normal, tome la micro hacia el trabajo, estaba llena pero alcance a sentarme en el asiento que da a la ventana, es el que más me gusta porque mis somnolientos ojos despiertan con las rápidas imágenes que pasan mientras la micro va avanzando.

Con la cabeza apoyada en la ventana, tratando de despertar para llegar bien al trabajo, sucedió algo diferente a cada día.

Respire profundo y como en un sueño, mil imágenes y recuerdos me golpearon, el archivo empolvado se abrió y me llevo 20 años atrás. Hasta este momento nunca más lo había recordado, una noche, unos besos.

Fue un experiencia curiosa pero excitante porque mientas mi mente revivía los momentos junto a este sujeto que  no logro recordar su nombre,  solo sus besos. Mis labios también revivieron esos instantes y mi boca tenía el dulzor y la frescura como si recién hubieran sido besados, fue una sensación muy agradable que me duro todo el día.

Llegue al trabajo y solo podía pensar en desempolvar completamente el archivo en mi mente para recordar su nombre y como llegamos a no vernos nunca más. Qué curioso aunque lo había olvidado por completo este sujeto estaba en el fondo de mis recuerdos más ocultos.

Si, era hermano de una compañera de escuela, Emilia la recuerdo por fin, no fuimos grandes amigas pero más de alguna vez salimos a bailar y tomar un trago escondidas. Un día para que le dieran permiso para ir una fiesta su padre la obligo a ir con su hermano para evitar que se encontrara con el aquel muchacho que a el no le gustaba para su hija. Emilia y yo teníamos 17 años, su hermano 25.

Para poder ir a la fiesta y arrancarse esa noche con su pololo Emilia me pidió que la acompañara para que la ayudara a despistar a su hermano, sin mayor objeción accedí, para ser solidaria con el género femenino, además una ayuda con los permisos de los padres siempre sería bienvenida.

Aun no recuerdo su nombre, pero esa noche en la fiesta, bailamos, lo pasamos muy bien, bebí con él una cerveza, era la primera vez, no me gusto mucho, pero para caerle bien y que olvidara su misión de cuidar a su hermana, me la tome.

Me beso, sus labios eran gruesos, suaves y tibios, tenían toda la experiencia que los míos no. Yo si había sido besada por un cabro de mi edad, para los dos había sido la primera vez, torpe e inseguro, absolutamente diferentes a los besos de esa noche.

Unos días después Emilia me conto que su hermano se fue a estudiar fuera de Santiago, nunca más lo vi.

Inundada de recuerdos este día en la oficina no he trabajado nada, solo me he dedicado a traerlos de vuelta a mi mente, ya casi no queda polvo en los archivos, solo me falta recordar su nombre

Llame a algunas amigas que han durado en el tiempo, han pasado 20 años, hasta que conseguí el teléfono de Emilia.

Cuando levante el teléfono para marcarle me acorde del nombre de su hermano, Julio. Colgué el teléfono y no la llame, Julio estaba en mi mente y en mis recuerdos de adolescente más inocentes y solo ahí debía quedarse.



Comentarios

  1. Elizabete eres un placer terte conmigo,muchas gracias.
    Amiga tiene fatos en nuestras vidas que marcam para siempre ,mismo con 17 años el imagen quedo en tu memoria porque el corazón amo de verdade mismo por un poquito de horas o de tiempo.
    Esto es mui lindo tambien a mi aconteceo el mismo y hasta hoy queda en mis recuerdos,

    Tengas un fin de semana mui lindo y de paz

    ResponderEliminar
  2. Que recuerdo más hermoso.
    Me ha gustado mucho como lo has escrito.
    Mi consejo es que lo conserves tal como está.
    Sin alteraciones del presente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Amiga mía de mí,

    Que bello relato.... quién no ha recordado parte de su infancia o adolescencia con tanto esmero? a veces la memoria nos falla, quizás por el hecho de tenerlo "oculto bajo polvo" y el querer revivir esa sensación hace que comencemos a "sacudir".

    El final me dejó plop, yo igual hubiese llamado jajaj, para saber cómo estaba mi amiga.... claro... ejem.... puesto que si sacamos la cuenta de Julio.... digamos que quizás ya sería abuelito..... (este último párrafo es en broma eh!)

    Me encantó, tienes talento chica!!

    Gracias por utilizar un trabajo mío, se ve precioso aqui en tu blog con otro fondo bellísimo.

    cariños y que tengas un lindo sábado familiar.

    Maysu

    ResponderEliminar
  4. He llegado siguiendo la huella que gentilmente haz dejado.

    Te he leido y me ha encantado, tienes una chispa e ingenio muy especial.

    Te sigo, gracias por estar

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. gracias cielo yo te doy las gracias por tus palabras y te dejo cariño y amistad...buena semana
    BESOS
    Marina

    ResponderEliminar
  6. gracias a todos por sus lindos comentarios y pasearse por aca, mi rincon magico y especial.

    besos y abrazos

    Elizabeth

    ResponderEliminar
  7. Ohhh ... recien lo leo !
    Vaya !
    Casi lo mismo , pero yo escribo mas impulsivo , tu eres muy suave :)

    ResponderEliminar
  8. Aishhhhhhhhhh...esos recuerdos de adolescencia siempre son buenos para desempolvarlos de vez en cuando!! precioso recuerdo,muy bien relatado..un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Siksika, gracias, siempre queda algo por ahy, para seguir desempolvando.

    un beso

    ResponderEliminar
  10. hay recuerdos que es mejor dejarlos ahi donde estan... intactos...
    se distorsionan si se rescatan al presente...
    yo lo sé bien...
    bonito texto..
    un abrazo

    ResponderEliminar
  11. Firenze, gracias.
    bienvenida,

    un beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario