XXXIV


Poema incluido en el libro Juntas y Revueltas. Escribir solas, parir unidas. 

Publicado en octubre 2014.

 
En sombras evoco
La música de fondo que nos hacía bailar desnudos
El tic-tac del reloj en la pared golpeaba nuestros oídos
Revelándonos el fallecimiento de las horas
Recordándonos que no existía inmortalidad para nosotros.

¡Cómo olvidar la ambrosía derramada en tu cuerpo!
El calor de las piernas enlazadas
consumidas por el fuego estelar.

Esclavos y verdugos en el lecho fulgurante
Sin voluntad el incendio corporal desgarraba la carne
Estremecidos por la naturaleza bestial y de intuición que nos sometía
A la tiranía del placer que clamaba eternidad.



imagen obtenida en google

Comentarios

  1. Me alegra leerte,
    Besos.
    Feliz semana, Liz.

    ResponderEliminar
  2. Toda la piel... en versos
    Gracias por compartirlo

    ResponderEliminar
  3. En sombras evocas la luz, Un beso, muy buen poema.
    Encantada de tu visita, abrazos¡

    ResponderEliminar
  4. Liz, bellamente sensual, eroticamente cuidado, palabras que llegan más allá de la piel.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Aún estás a tiempo de escapar de las sombras.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. cuando las horas fallecen en este periplo
    no hay mejor muerte y resurrección

    sensual poema nos compartes
    felicidades
    abrazos y buena jornada Liz

    ResponderEliminar
  7. Hola, buen día, Liz
    el placer y el descubrimiento de otro contacto con la piel es absolutamente infinito
    Gracias por cuidar, hermosos días, besos!

    ResponderEliminar
  8. Gracias por tu visita, Un abrazo Liz, Feliz semana¡

    Bs.

    ResponderEliminar
  9. La sensualidad de la piel... hermoso. Besos

    ResponderEliminar

Publicar un comentario