OTOÑO



No esperes el atardecer
las hojas seguirán cayendo
y yo estaré aquí sentada abrazando gorriones  
murmurando al viento que extraño la primavera
que me aterran los arboles desnudos
porque sin su follaje me alcanza la niebla.

Desvanezco atrapada en tus tardes frías y ajadas
¡se me rompen los labios!
secos, marchitos, caen y retornan a la tierra
como los pétalos entristecidos que no verán la primavera.

Consciente de mi angustia busco tu figura en el ocaso
figura de caballero gris, sombrío y solitario,
congelada quedó la rudeza de mi voz
se esfumó la dureza en mis ojos
y soy frágil, frágil como gorrión empapado bajo la lluvia
aleteando incoherente hacia tus brazos.


Fotografía de Álvaro Robles Gallegos

Comentarios

  1. Aynsssssssssss me seduce tu otoño.
    Tienes un corazón tan hermoso...

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Y el silencio me acuna con su manto frío en mi soledad.

    Precioso querida amiga, un beso y abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Un otoño entristecido esperando el calor del amor.
    Bonitas letras. Beso

    ResponderEliminar

Publicar un comentario