XXXII


Poema incluido en el libro Juntas y Revueltas. Escribir solas, parir unidas. 


Publicado en octubre 2014.

 


Esclavos y dementes
Despojados de envolturas
Fragmentadas sangran tus costillas
Junto a las mías
Como si cada noche debiésemos morir.

Bebemos el charco de sangre ardiente
Dando origen entre sábanas al ritual solemne
Laberinto erótico y sensual;
Donde empieza la hoguera
Donde la tierra calcina la carne
Y la sangre hirviente alimenta la rosa escarlata
Que plantaste en mis muslos.

Soy tu hembra,
Marcaste mi cuerpo como huerto divino
Para deshojarme al anochecer
Para matarme al amanecer.

Esclavos y dementes
Fieras libres
Criminales de las horas
tocamos el firmamento;  la niebla
y caminamos sonámbulos
Sobre rocas hacia el abismo
Y nos arrojamos 
Al vacío

El viento paraliza mi boca
Mis ojos goteantes pierden la visión
Y mis cabellos rojos cubren mi piel despojada
Despojada de mi cuerpo y reducida
Reducida como una esclava muero
Muero en tus brazos dementes.

imagen obtenida en google

Comentarios

  1. Uyy...¡qué decir mujer!...Explosión de emociones y sensaciones -solo escritas- desde un cuerpo que todo lo ha sentido y todo lo ha experimentado...La poesía erótica es una vertiente donde la verdad es indiscutible,porque la emotividad lo sustenta. Muy bueno Liz.
    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario